“Libertad, igualdad, fraternidad” no fue el lema de la Revolución Francesa de 1789

Tras un breve parón en mis artículos divulgativos de historia, retomo el teclado de mi portátil desmontando un mito sobre la Revolución Francesa de 1789. Ciertamente este hito histórico está repleto de mitos, puesto que, como punto de referencia del nacimiento de una nación, es habitual la inventiva en torno a él. Así, os trataré de explicar a continuación cómo se fraguó el lema “libertad, igualdad, fraternidad” y que no es cierto que fuese EL lema de la Revolución Francesa de 1789.

Durante las protestas de 1789 de la ciudadanía francesa, principalmente parisina, se utilizaron muchas frases de reivindicación popular y política. En casi todas ellas aparecían las palabras “libertad” e “igualdad”, pero se combinaban con muchas otras, como “orden”, “unidad”, “razón”, “justicia”, “fuerza”, “virtud”, “fraternidad” y más. Asimismo, habría que tener en mente que el pueblo francés no interpretaba igual que la burguesía los conceptos de “libertad” e “igualdad”. Este colectivo defendía la libertad económica (hoy en día más comúnmente conocida como liberalismo económico o capitalismo) y la igualdad jurídica para que no hubiera leyes ni tribunales diferentes para la nobleza y la Iglesia. La burguesía, así pues, aspiraba a un status superior, aprovechando la ira del pueblo en una coyuntura de crisis económica desencadenada por el alza de los costes del pan a causa de unas malas cosechas y… de la liberalización del precio del pan. Con el progresivo establecimiento del liberalismo económico la monarquía había eliminado la tasación fija de los precios de los alimentos. Este mismo motivo había provocado unas décadas antes el motín de Esquilache en España (1766), pero sin llegar a tan graves consecuencias para la estabilidad política debido a que el rey Carlos III se echó para atrás en la liberalización de la economía española.

Volviendo al tema que nos concierne, en el siglo XIX los liberales empezaron recurrentemente a utilizar unidas las palabras “libertad” e “igualdad”, por lo anteriormente mencionado de que identificaban significativamente su pensamiento. Por su parte, los socialistas utópicos comenzaban más a fijarse en el concepto de “fraternidad”, por su carácter social (valga la redundancia) y globalizador. En la década de 1840 solían aparecer las tres palabras ya ligadas en un mismo lema, “libertad, igualdad, fraternidad”, hasta que finalmente se consolidó en la Revolución Francesa de 1848. De hecho, se convirtió en el lema de la Segunda República Francesa (1848-1852) como acuerdo de consenso entre liberales y socialistas ante la división de criterio sobre la bandera que debía ondear como símbolo de la nación francesa. Los liberales querían la tricolor, mientras que los socialistas defendían la roja. Estos aceptaron la bandera liberal a cambio de poner el lema que se haría tan célebre para la posterioridad. Más adelante, en la Comuna de París de 1891 fue retomado, y el resto ya es Historia.

Mutatis mutandis, en cierta manera, es como si uno de los tantísimos eslóganes reivindicativos del movimiento 15M surgido en 2011 se convirtiera cincuenta años después en el lema de la III o IV República Española. ¡Quizás ocurra! 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y cultura. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Libertad, igualdad, fraternidad” no fue el lema de la Revolución Francesa de 1789

  1. Laura dijo:

    gracias por documentar este hecho historico

  2. Nuria dijo:

    Viene de una interpretación del Contrato de Rousseau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s